jueves, 7 de febrero de 2013

Tengo derecho a protestar...

Tengo derecho a protestar
para no ser atendido,
a rezar y no ser escuchado,
a llorar y no encontrar consolación.
Me permiten estar solo
para no existir
y perderme en la multitud
para destacar delincuencia lírica.
Mis ruegos no obedecen
a peticiones divinas
ni se ajustan al silencio de un altar
tantas veces imaginario,
porque yo tengo las penas aferradas
a los versos de un poema.

Tengo derecho a ser poeta.

Bunbu

2 comentarios:

relatoscuentosypoesías caballa dijo...

Bellísima...

Ceciely dijo...

Tienes derecho a ser poeta y ...lo eres!!!
Fluje tu rebelión y escupes un poema.
Igual de bello.