domingo, 17 de julio de 2011

De horror, paralizada la cuadrilla...

De horror, paralizada la cuadrilla
de mil colores vivos y elegantes,
la sangre corre por la chaquetilla
bañando la camisa y los tirantes.

A la arena del coso una toquilla
ha llegado cual símbolo de amantes
y entre las gradas llora una chiquilla
empapando en sus lágrimas los guantes.

-¿Es del toro? Pregunta el mulillero,
-¡Es del toro, que sí! Responde el mozo
que siempre quiso ser banderillero.

El diestro es de dolor sólo un esbozo
y dice con la calma del torero:
- Tranquilos, me ha metido sólo un trozo.

Bunbu

3 comentarios:

El Narrador de los Mundos dijo...

"Tranquilos, me ha metido sólo un trozo"

Jajajajaja. Vaya sangre fría. Pero el caso es que el poema es bastante realista.

Enhorabuena.

Ío dijo...

Me tengo que reír, pero sólo por el último verso, y así y todo no las tengo todas conmigo, el cuerno en sí es un trozo, de toro, y por poco que sea....
Difícil, tremendo, y especial es el oficio de torero, donde ver manar sangre no equivale a pedir una camilla para abandonar la arena, sino a intentar rematar la faena con poderío y esas cosas que se dicen, y de las que yo no entiendo.

Como bien dice Luis, es realista, y también bueno, tu soneto tauromáquico; me gustó mucho :) :), te le aplaudo, saco el pañuelo blanco y, no sé ....¿pido una oreja?

Un abrazo, Bunbu

Ío

Bunbu dijo...

Buscaba algo menos duro narrador, pero poco a poco el verso te domina y acabas como acabas, tú ya sabes a qué me refiero.

Ío, te tienes que reir? eso es humor negro eh jajajaja
Para mí, ser torero no es ser valiente, sino estar loco, pero en fin allá cada uno.
Debo aclararos que no me gustan los toros en la plaza, pero viendo como algunos "locos de colores" se levantan medio muertos a rematar la faena, no me deja indiferente.

Saludos a ambos y un abrazo (a cada uno, no a repartir)
Bunbu