miércoles, 13 de enero de 2010

¡Qué honor para la parca verme muerto... (II)

¡Qué honor para la parca verme muerto!
¿Y los ojos?
Los ojos bien abiertos
mirándola incesantes,
buscando, igual que antes,
aferrarse a la vida y sus despojos.

¡Qué honor para la parca mi deceso!
¿Y la boca?
La boca, con los besos
de antaño custodiados,
gritando allí encerrados:
-¡No es amor aquel beso que se aboca!

¡Qué honor para la parca ese difunto!
¿Qué difunto,
si el alma, no presente,
del cuerpo que la siente
se quedará a tu vera?
Dime tú ¿Qué difunto petenera?

Bunbu

7 comentarios:

Ío dijo...

Lo leí
Bien, después de eso, me fui a la RAE para buscar una palabreja que sabía más o menos lo que significaba, pero no exactamente.
Es una palabra que ya escribes en el otro poema, el l, "petenera".
No voy a escribir su significado porque no me da la gana jjejejeje, pero entiendo que tú le das otro muy diferente; llamas a la muerte "petenera" como si quisieras decir puñetera.
Esto no es crítica (pues yo no critico cosa alguna), es tan solo una reflexión para darte a entender que me hace gracia que llames a la Parca de tal manera.

Me gusta el poema porque aún tratando sobre algo que no lo es, logras darle un punto sonriente al tratar a la muerte como si fuera una mujer ansiosa esperando tu llegada.
La última estrofa me dice que no hay alma presente; sin embargo el cuerpo si se queda con ella, con la muerte.
Pero al mismo tiempo escribes que el cuerpo siente el alma, o...... lo que siente el cuerpo es la muerte???
Me quedo con esto último, me parece lo más lógico.
No hay difunto si el alma no muere.
(Esto me lleva a pensar que piensas que más allá de la nada hay algo, cosa que ya sabía)

Y el beso custodiado en la boca que no es tal beso sino último estertor ante la llegada de la muerte.

Ya está, no digo más, que me he extendido demasiado.
Un beso, Jose Antonio

Ío

Bunbu dijo...

Jajajaja
me encanta Ío, me encanta como lo ves y sonrío, no puedo evitarlo me lo paso pipa.
Te voy a explicar lo de petenera, lo del difunto sin difunto y todo lo demás para que no te ñies y a ver si arrojo algo de luz.
Yo lo escribí de esta manera, tú siempre puedes encontrarte otra cosa :)
A ver
El yo poético enamorado de una mujer, se muere y es un honor para la muerte hacerse duelña de esa persona, porque el corazón del enamorado no pertenece a ñel sino a ella, a su amada, tan bella como para doblegar a la muerte y por eso el corazó9n no se para ni deja de latir. (eso era l aprimera parte, el I)
La segunda parte es más desde el propio muerto, que jamás va ser parte de la muerte porque como bien dije su corazón no es suyo (vaya lío), y lo de petenera, no va dirigido a la muerte, sino a su amada (petenera como cancion o coplilla habitual de lamenteo, y por eso lo uso como lamento de amor)
Si te fijas, verás que trata as la parca en tercera persona y el poema habla a un tú, ese tú no es l amuerte sino la amada, :) tanto el I como el II.
Espero haber arrojado algo de luz, no puedo dejar de sonreír porque por fin te he desconcertado jajajajajajajaj
ya me ha costado lo mío eh.
Recibe un saludo en agradecimiento por tus pasos en este basurero.
Bunbu

Ío dijo...

ja ja ja
riamos los dos un rato¡¡¡¡¡ :))))

Leída tu explicación paso a comentarte que si, tienes razón; lo que me sugirió el poema es lo que escribí ..... en un principio.
Luego, al cabo de haberlo hecho me quedé pensativa y me surgieron otras ideas, otras preguntas, como por ejemplo: ¿por qué tiene este hombre esta fijación con la muerte??
Ello me llevó a pensar que en el poema habías escondido otra cosa, como así ha sido; pero no me diste tiempo a volver examinarlo concienzudamente porque leí tu comentario y ale..... todo quedó dicho.
Me sigue gustando mucho, que lo sepas.

Otras cosas; acabo de escribir algo que no sé si es lo que parece. Por aquí te lo dejo para que opines, opinando yo antes que los dos últimos versos no me convencen del todo.

Dadme sólo un puñal para matarle
que no temo tener el corazón
lleno de sangre ni poder soñarle
y así muera con ello la ilusión
la maravilla que siento al mirarle
pues amarle no puedo con pasión
ni con esta locura que se encierra
y ya deseo tenerle bajo tierra

¿?
Espero ........
Saludos, un beso, Jose Antonio

Ío

Bunbu dijo...

Que si es lo que parece?
Pues claro, una octava real y olé.
Es una estrofa muy usada en el renacimiento.
Por sacar punta, diré que esos pronominales "clavarle" "matarle", pecan un poco de lo mismo que los infinitivos gerundios y participios, es decir, de rima facil y recurrente, pero sólo en lo tocante a técnica, nada más :)
Por el resto, gran estrofa y muy buena sonoridad, las octavas y octavillas son deliciosas al oído.
Perdona haberme explicado tan pronto :))
Saludo Ío
Bunbu

Ío dijo...

Ya sé que es de rima facil, no hace falta que me lo digas.
Anda, que estás a la que salta jejejejejejej siempre afilándote los colmillos.
Es mi primera octava real, me gusta como me ha quedado (excepto el final, ummm) y además me ha salido acentuada en sextas¡¡¡ no puedo pedir más jajajajajajaj
Que tengas un buen fin de semana
Un beso, Bunbu

Ío

(me desconcertaste, ya lo creo que si grrrrrrrrrrgrgrgrggrgrgrgg :)))) y )jejejjeejejej

Raúl Castillo Soto dijo...

Un gran poema, sin duda, aunque la disposición métrica no permite la designación de octava real, donde todos los-ocho-versos de la estrofa son endecasílabos. Un placer leerte poeta.

Bunbu dijo...

Hola Raúl.
Gracias por pasearte por el blog y como no por dejar tu comentario, se agradece muchísimo.
El poema no es una octava real, lo sé.
Lo que es una octava real, es una estrofa que hay en uno de los comentarios. A ella me refería.
Para que "mi" poema fuese una octava real, no solo falla la métrica, sino la disposición de la rima y el cómputo de versos.
Gracias, recibe un saludo.
Y no, no soy poeta.
:)
Bunbu