sábado, 13 de junio de 2009

Buscar la llaga abierta...



Buscar la llaga abierta,

morderla sin reparo,
pisarla y retorcerla.
Buscar donde más duele
y abrir allí una mella.

Clavar filos de acero
girando los cuchillos
y hundirlos hasta el hueso.
Teñir de cardenales
la carne bajo el cuero.

Sentir que cada poro
desea sudar muerte,
nunca arrimar el hombro
si no es por verter sangre.
Eso es sentir el odio.

Bunbu

2 comentarios:

Ío dijo...

Si que es odio lo que expresas, Bunbu, y más aumentado todavía por tu voz, con ese sonido metálico que no deja lugar a las dudas.
No me queda claro dónde está la llaga abierta, si en ti o en otro; pero releyendo ..... si cada poro desea sudar muerte, me temo que eres tú mismo quien escarba en la herida abierta, la tuya, que a la vez, odia.

Buen poema, terrible el sufrimiento que derramas en tus versos.
Saludos

Ío

Bunbu dijo...

Observando con detenimiento, creo, se puede ver que la llaga abierta no pertenece a uno mismo ni a un tercero, simplemente es la expresión del sentimiento.

Pero bueno, me gusta que se interpreten las cosas de diversas maneras, eso le da magia.

:))